<
Contáctenos
Afilie su negocio

Sea parte de nuestra familia y obtenga muchos beneficios

+
>

AD ASTRA: Hacia Las Estrellas

 

 

 

 

 

Una de las más logradas estrellas de cine de su generación, Brad Pitt ha estado entreteniendo a las audiencias como actor y productor desde su debut a pantalla a finales de los 1980’s.  Pocos pueden olvidar la perdurable marca que ha dejado Pitt sobre películas tan diversas como TELMA & LOUISE, INTERVIEW WITH THE VAMPIRE, FIGHT CLUB, INGLOURIOUS BASTERDS Y 12 YEARS A SLAVE, por nombrar solo unas cuantas.

 

Con dos papeles como actor por estrenarse este año, Pitt nos muestra la gama completa de su alcance actoral.  En la película de Quentin Tarantino ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD, Pitt interpreta al acrobata cinematográfico, Cliff Booth, quien apenas logra sobrevivir en los 1960s en Los Ángeles mientras que la carrera de su amigo, la estrella del cine Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) va en ascenso… lo que lo deja sintiendo que poco a poco su vida va marchitándose.

 

Y ahora, en la película de James Gray AD ASTRA: HACIA LAS ESTRELLAS, Pitt interpreta al Mayor Roy McBride, un astronauta agobiado por la desaparición de su padre cuando él apenas tenía 16 años de edad. Cuando el gobierno de los Estados Unidos se pone en contacto con Roy para explicarle que no solo existe la posibilidad de que su padre aún se encuentre con vida, sino que también puede ser responsable de una serie de destellos de energía que llegan de los confines de nuestro sistema solar y que le están causando un daño inenarrable a la Tierra, Roy no solo debe de viajar en busca de su padre, sino confrontarlo con las ideas que él ha albergado desde que era un niño. Entre estas, destaca quizás la pregunta más existencial de todas: ¿Estámos solos en el universo?

 

Pitt también funge como productor en la película a través de su empresa Plan B, la cual también produjo la película previa de James Gray, THE LOST CITY OF Z. Desde la premiere en el Festival de Cine de Venecia de AD ASTRA: HACIA LAS ESTRELLAS, Pitt nos explica los retos y  las satisfacciones que tuvo con Gray en la creación de la película.

 

Ud. conoció por primera vez a James Gray en el Festival de Sundance en 1995, ¿no es así?

 

Es correcto.  Lo llamé después de ver LITTLE ODESSA.  De inmediato nos convertimos en amigos íntimos como el mismo James le puede decir.  Él es un gran conversador y hemos sido amigos desde entonces. Siempre hablamos de hacer algo juntos.  AD ASTRA: HACIA LAS ESTRELLAS fue la película que finalmente se nos hizo.

 

Ud. pudo producir THE LOST CITY OF Z con James antes de esto.  ¿Cuáles son sus recuerdos de haber trabajado con él en este proyecto?

 

Recuerdo que estábamos en el proceso final de la edición para THE LOST CITY OF Z, la que me pareció una película preciosa.  Podía ver algo en James.  Él está bien versado en la historia del cine y lo que hubo antes de eso.  Pero pude sentir que ésta se trataba de una película muy personal.  Era algo que había empezado a sentir en THE IMMIGRANT.

 

Recapitulando, James y yo ambos amamos las películas de finales de los 60’s y principios de los 70’s. Probablemente para ambos son el ejemplo a seguir.  Cuando estábamos terminando LOST CITY, podía ver cuánto había crecido.  Siendo que él conoce bien a todos los maestros del cine; en esta película realmente podía ver como él iba tomando las riendas de su propia historia personal y eso fue de lo mejor.

 

¿Empezaron las conversaciones acerca de AD ASTRA: HACIA LAS ESTRELLAS durante ese proceso?

 

Así fue.  Él dijo «Tengo esta cosa acerca de la cual he estado pensando.» Me estaba hablando de AD ASTRA: HACIA LAS ESTRELLAS y se sintió que la idea original que tenía era lo contrario a la mayoría de las películas de ciencia-ficción.  Salió de una cita que le atribuye a Arthur C. Clarke.  «Existen dos posibilidades: o estamos solos en el universo o no lo estamos.  Pero las dos ideas son igualmente atemorizantes.  En otras palabras, o existen los alienígenas, o estamos total y completamente solos, cada una de estas posibilidades es igual de terrorífica.  Ese fue un punto de partida realmente único.

 

Lo otro tenía que ver con nuestras primeras conversaciones — o lo que iba saliendo al hablar de la película — acerca de lo difícil que es conectarse con la gente y estas cuestiones relativas a la masculinidad.  ¿Cuáles son las cosas que nos detienen — en nuestra formación como hombres — de tener relaciones más profundas y satisfactoria, no solo con las personas que amamos sino también con nosotros mismos.

 

Esas dos ideas fueron suficientes para mí.  Se sintió como algo que era correcto.  Además, se trataba de mi viejo amigo James.  Pensé ‘bien vamos a ver de qué se trata esto’.

 

¿Estuvo atraído a la idea del misterio en la travesía de este personaje?  ¿Fue ir armando este rompecabezas parte del atractivo?

 

De manera definitiva; tienes que estar consciente de lo que no conoces.  Uno no sabe como va a terminar la película cuando arrancas…  siempre es un albur.

 

Ahora, por ejemplo, con Quentin (Tarantino) está bien; su diálogo es muy específico y conozco su idioma así que tengo una buena idea de donde vamos a aterrizar.  Pero con esta película en particular no sabía nada.  Estas eran grandes ideas; ideas muy difíciles de comunicar en tan solo dos horas y en el formato del cine.  No tenía idea de cómo íbamos a lograr esto.  No estoy seguro que ni James los sabía pero él fue digno de la travesía.

¿Cómo se manifestó eso durante el proceso?

 

James y yo siempre hemos platicado de manera muy personal y abiertamente acerca de nuestras propias cuitas, y por lo general nos reímos bastante con ellas.   Seguimos desarrollando el guión hasta el momento de la filmación y lo que James hacía mientras estábamos en la producción era: en la mañana me enviaba unos textos correspondientes a ese día de filmación.  Siempre  eran acerca de algo muy personal en su vida…  algo que era muy revelador acerca de él.

Con eso arrancábamos la conversación del día y luego esa sería la pauta para las escenas que estábamos filmando.  Refinábamos las escenas de ese día de acuerdo a nuestras conversaciones.  Así que la forma de las cosas siempre estaba en constante flujo.

 

Cuando pasamos a editar ésta película, siempre me pareció que fue la más difícil de mi vida.  Fue una sorpresa para mí, pero también fue algo que me dió mucha alegría pues siento que cuando piensas que sabes exáctamente como debes de hacer algo… entonces ya de hecho has terminado de hacerlo.

 

Usted puede disfrutar de esta película  haciendo uso de su beneficio Prensa Club en Cinemas